5 Pasos para hacer discursos de ventas con realidad virtual

En el medio empresarial  algo con lo que nos enfrentamos a diario es a la creación y presentación de discursos. Ya sea para ofrecer un producto o motivar a nuestro equipo, nos encontramos con el reto de exponer alguna idea a un público ya sea con seis ejecutivos en una sala de juntas o en un pabellón de eventos a más de 100 personas. Sin embargo, aunque sea un reto común y diario, muchas veces la frustración gana al darnos cuenta que no logramos nuestro objetivo con el discurso, que esa venta que queríamos lograr no se cerró o que las palabras pronunciadas a nuestro personal no fueron tomadas en cuenta.

En el año 2005 Steve Jobs, el fundador de Apple, pronunció un discurso en la Universidad de Stanford que ha impactado a millones de personas, tanto así que el texto y la estructura del discurso ronda por internet para ser leído y apreciado de nuevo.  Su objetivo era claro, inspirar y conmover a los que ese año se graduaron de la universidad.

Al contrario de lo que creemos, hacer un discurso realmente no es una tarea tan difícil. No necesitas ser un genio de ventas para lograr cerrar ese acuerdo, tampoco tienes que tener todo el conocimiento del mundo para motivar a tus colegas. Para lograrlo, necesitas elaborar un buen discurso con un mensaje claro y contundente y algunos ejemplos o historias que te ayuden a ilustrar.

Además de eso, debes practicar y hacer un seguimiento de tu desempeño. Siempre que hagas esto es importante intentar recrear el espacio y momento en el cual vas a realizar el discurso. Actualmente la tecnología de realidad virtual nos da herramientas para mejorar nuestras habilidades comunicativas.  A continuación te damos algunos tips para saber cómo hacer un buen discurso y además información relevante para que practiques y mejores tus habilidades oratorias.

1. ¿Qué hacemos aquí?

Seamos realistas, es seguro que la mayor parte de las personas presentes para escuchar tu discurso se hagan la misma pregunta ¿Por qué estoy aquí?  ¿En qué me beneficia y por qué me debería importar? Como orador debes encargarte de responder estas preguntas lo más claro posible. Marca un objetivo claro, pregúntate  ¿Qué quiero comunicarle a mi público? Al saber qué quieres decir la escritura del discurso se empezará a ser más sencillo.

Conoce los temas que conciernen a tu público y apunta a ser relevante sobre estos aspectos. Si logras atinar a sus necesidades es seguro que obtendrás su atención. En un discurso de ventas se vuelve esencial lograr descifrar aquella necesidad que tu producto o servicio resuelve. A lo largo del discurso ten presente lo que quieres decir. Esto te ayudará a no desviar el tema central y a mantener las cosas claras y concisas.

2. Todo es mejor con una historia 

Cuando Steve Jobs dio su discurso en Stanford empezó con algo muy sencillo:  “Hoy quiero contarles tres historias de mi vida, ya está.” El discurso consistió en en estas tres historias de vida, que se conectaban todas con el mismo objetivo: decirle a los estudiantes que siguieran hambrientos de conocimiento. Las historias permiten que el espectador haga algo que todos buscamos, conectarse con lo que queremos decir. Cuando contamos una anécdota o una historia logramos hacer que nuestro discurso aterrice en la realidad, que los que nos están escuchando se sientan identificados con algo que nos puede pasar a todos en el diario vivir.

Empezar con una historia ayuda a que las personas que están presentes en tu discurso entiendan tu objetivo de una forma más sencilla y rápida. Las historias logran enganchar de manera eficaz. Uno de los discursos más famosos en internet actualmente, con casi 50 millones de visitas, inicia con una anécdota del orador con relación a su discurso.

Recuerda siempre ser relevante para tu audiencia y tener el objetivo de tu discurso claro. Busca historias que entretengan pero a la vez que puedan ser un conector de entrada al discurso.

3. No es lo que dices, es cómo lo dices

Cuando ganar la atención del público es uno de nuestros objetivos principales no podemos estar estáticos en una esquina del escenario. El movimiento se vuelve nuestro aliado, especialmente cuando logramos que sea tranquilo y confiado. Aunque no lo creamos y nos suene un poco extraña esta idea, el cuerpo comunica. Nuestros movimientos corporales son complementarios a nuestro discurso, y una actitud que denote certeza y calma ayudan a que las personas entren en confianza con nosotros y el discurso que estamos exponiendo.

Mantener una postura erguida,  la cabeza en alto y hacer contacto visual con el público ayuda a que las personas no solo te tomen en serio pero también confíen en la información que les estás transmitiendo. Además de eso, lograr enfatizar con las manos palabras que sientas importantes ayuda a hacer más contundente tu discurso. Ahora, cabe resaltar que lo más importante de todo es que el público te sienta cómodo y entusiasmado, esto hará que el discurso se sienta más auténtico.

El uso de nuevas tecnologías en la práctica discursiva facilita el mejoramiento de la forma en la que presentamos nuestros discursos. Aplicaciones de realidad virtual le permiten a los usuarios observar analiticas de seguimiento sobre la forma en la que presentan sus discursos. Con tecnologías VR  se puede hacer un seguimiento de la forma en la que el orador se mueve en el escenario y las formas de relacionarse con el público a través del contacto visual. Conoce otras analticas relevantes que ofrece la realidad virtual. 

4. La practica hace al maestro

viewy speech habilidades comunicativas

Este es tal vez el consejo más importante de todos. Después de tener el discurso escrito con un objetivo claro de comunicación, sabiendo que es relevante para la audiencia, y que además, se hace interesante mediante las historias que nos conectan a la vida cotidiana, es necesario practicar una y otra vez el discurso antes de presentarlo.

Cuando practicamos el discurso es ideal hacerlo en unas condiciones parecidas al momento de ejecución real del mismo, es decir, intentar que sea frente a un público para poder practicar el contacto visual con la audiencia; tener un espacio delimitado como escenario para ver cómo nos vamos a mover dentro de él; incluso, si haremos uso de diapositivas, tenerlas listas para hacerlas relevantes dentro de la presentación.

A veces las limitaciones de tiempo y espacio no nos permiten practicar el discurso con efectividad. Tanto así que cada vez se está buscando nuevas formas de mejorar la oratoria y practicar discursos. La tecnología no se queda atrás y se está volviendo un aliado esencial de los oradores alrededor del mundo. Aplicaciones como Viewy Speech nos ayudan a agilizar nuestras habilidades a la hora de dar un discurso.

Con la realidad virtual podemos plantear escenarios más realistas que ayudan a que nuestro cerebro retenga mayor información y además procese más rápido aprendizajes nuevos.  Con Viewy Speech podemos mejorar nuestras habilidades, no solo practicando el discurso, también nos ayuda recogiendo las analíticas de los discursos que nos podrán ayudar a mejorar en los aspectos más importantes a la hora de presentarnos en público.

5. Algunas recomendaciones finales

Por último, después de haber practicado es importante, si podemos, conocer con antelación el espacio donde presentaremos nuestro discurso. Esto nos ayuda a familiarizarnos con el espacio y es una buena forma de apaciguar los nervios. Al final, lo que más importa es disfrutar de la experiencia. Es fácil hacer que el público se sienta cómodo cuando nosotros también lo estamos y es en ese momento cuando es más fácil transmitir y recibir nueva información.

Ahora sí, estás listo para dar el mejor discurso de tu vida. Recuerda plantearlo bien, busca ser relevante y encuentra anécdotas que te sirvan para ilustrarlo; finalmente practica, recuerda que en Viewy Speech siempre tendrás un aliado para mejorar y lograr que ese objetivo que tengas se cumpla.

¿Quieres practicar?

Contactanos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.